Cuatro curiosidades sobre Edimburgo que quizás desconocías

  1. J.K Rowling escribió Harry Potter en Edimburgo y se inspiró mucho en esta ciudad para desarrollar la saga

J.K Rowling se mudó con su hija desde Portugal a Edimburgo y allí desarrolló las primeras entregas de Harry Potter y también acabó el último libro de la saga. Frecuentaba muchos cafés de la ciudad donde le gustaba sentarse al lado de una ventana a escribir mientras observaba a los paseantes.

Uno de los cafés más emblemáticos donde escribía J.K era The Elephant House, un lugar muy curioso que llama la atención por el color rojo de su fachada. Salvo un pequeño letrero en la vitrina, nada sugiere que este lugar acogió a la escritora pero en los baños podemos encontrar afectuosos mensajes de los miles de fans que lo visitan cada año.

 Podemos encontrar referencias a la famosa saga en muchos lugares de la ciudad y por eso se han creado maravillosos tours de Harry Potter que nos llevan por los lugares más significativos y nos explican cómo se inspiró la autora. Un lugar muy singular es el cementerio de Greyfriars del cual la autora sacó varios nombres de los personajes, escritos en las tumbas. Este es por ejemplo el caso de Tom Ridell (Voldemort) y el apellido de McGonagall. Además Edimburgo está lleno de tiendas dedicadas a Harry Potter en la que puedes encontrar infinidad de artículos curiosos que te dejarán fascinado.

2. La oveja “Dolly” (la auténtica) está en Edimburgo dando vueltas en el Museo Nacional de Escocia

Como sabréis,  la oveja Dolly fue el primer mamífero clonado a partir de una célula adulta. Sus creadores fueron unos científicos de Edimburgo lo que explica que esta entrañable oveja se encuentre disecada en el Museo Nacional. Lo que sí resulta llamativo (e inexplicable) es que se halle dando vueltas y vueltas en una vitrina giratoria. Os aconsejo que no la miréis durante un tiempo prolongado no os vayáis a marear…

  1. En Edimburgo hay muchas tiendas que venden la famosa deep-fried Mars bar (la chocolatina Mars rebozada y frita)

En Escocia existe una curiosa delicia: la barrita Mars rebozada y frita. La técnica para cocinarla es prácticamente la misma que la que se emplea para preparar fish and chips, aunque se recomienda que el chocolate esté frío para evitar que se derrita demasiado pronto.

No se sabe hasta qué punto esta barrita forma parte de la alimentación escocesa, pero ya es todo un mito. Gracias a la fama que ha alcanzado, muchos restaurantes y establecimientos de comida la han incorporado a sus menús y  cada vez más turistas se atreven a probarla. Algunos lugares donde la preparan son: Cafe Piccante, Clam Shell, Benes o The Deep Sea.

  1. En agosto podrás disfrutar del Fringe, el festival de arte que revoluciona Edimburgo

El Festival Fringe de Edimburgo es el mayor festival de arte en el mundo y se celebra cada agosto durante tres semanas (del 3 al 37 de agosto). Durante este festival las calles cobran vida y se llenan  con espectáculos de danza, teatro y comedia a los que acuden infinidad de  curiosos, espectadores y viajeros de todas partes del mundo.

Durante el Fringe, la población de Edimburgo se duplica o triplica y la oferta cultural es masiva. Te aconsejamos encargar un catálogo para decidir con antelación los espectáculos que no te puedes perder. Lo curioso es que muchos tienen lugar en la calle así que prepárate para quedarte parado en cada esquina observando una u otra representación.

Estas solo son algunas curiosidades llamativas de esta ciudad, pero Edimburgo tiene muchísimo que ofrecer. Es una ciudad que no te puedes perder, y en el caso de que ya la hayas visitado es necesario volver en algún momento si se puede. Esconde mil maravillas y es imposible abarcarlas todas. ¡Qué tengáis una buena tarde!

 

Artículos de Interes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *