Introducción al chino

¡Hola a tod@s!

Siguiendo la línea de lenguas orientales de la última entrada, en esta vamos a centrarnos en el:

Chino

El chino mandarín, al ser la variedad más hablada, es el chino estándar. A pesar de que hay mucha diversidad lingüísticas, en esta entrada, nos centraremos en esta variedad asiática, la cual cada vez es más extendida a nivel mundial. 

  1. En primer lugar, debemos acostumbrarnos a los tonos. Cada caracter se pronunciará con un tono diferente, lo que otorga un significado también distinto. Se diferencian cuatro tonos:                                                                                     
    1. Primer tono: un fonema uniforme y llano, que se mantiene a lo largo de la pronunciación de la palabra
    2. Segundo tono: un tono ascendente. Comienza desde un tono bajo hasta un tono más alto.
    3. Tercer tono: un sonido descendente y, posteriormente, ascendente. El descenso del fonema será más breve que el ascenso. 
    4. Cuarto tono: fonema que parte desde la parte alta del sonido para caer en picado. Es un sonido rápido y seco.
    5. Quinto tono: no todos optan por la diferenciación de este tono. Sin embargo, se suele denominar a los sonidos neutros.                                                                                                                                                                            
  2. Reconocimiento del pinyin: para comenzar a memorizar los caracteres y su correspondientes pronunciaciones, se ha creado una transcripción fonética del abecedario latino con la pronunciación en chino de cada una de sus letras. De esta manera, a la hora de ver un caracter, sino conocemos su lectura, lo veremos en pinyin y podremos ser capaces de pronunciarlo.                                                                                                                                
  3. Vocabulario y expresiones: una vez que tenemos la base oral, procederemos a conocer y reconocer algunas de las expresiones y el vocabulario más utilizado en el idioma. En este paso, ya seremos capaces de entender el significado de pequeños textos y conversaciones. Es muy importante introducir este vocabulario y expresiones en contexto.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                            
  4. Gramática: mientras que la mayor dificultad en el chino se concentra en la fonética, la gramática china es bastante sencilla. No hay conjugaciones verbales. Tan solo una serie de partículas (representadas en caracteres), las cuales marcan el tiempo verbal. Sabiendo en el lugar de la oración en la que colocarla, cambia los aspectos gramaticales.                                                                                                                                                                        
  5. Práctica de la escritura, lectura y oralidad: una vez teniendo la base y las estructuras más comunes del chino, solo nos falta continuar su práctica en todas las habilidades (oralidad, escritura, lectura y la capacidad auditiva). 

Y, como en todos los idiomas, continuar con paciencia y ganas en lo que estamos haciendo. Porque, poco a poco, veremos como somos capaces de comunicarnos con personas nativas en chino.

                                                                                                                再见 🙂

Artículos de Interes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *