Introducción al japonés

En este mundo globalizado, es importante conocer idiomas. Y ya no solo los más cercanos a nuestras fronteras, sino de cualquier sitio. Especialmente si queremos abrir mercado con nuestras empresas.

Esta es la razón por la que la entrada de hoy la vamos a dedicar a:

 la lengua japonesa

  1. En primer lugar, es importante que vayamos acostumbrando nuestro oído. El japonés oral es más sencillo que el japonés escrito, debido a que sus sonidos son similares al inglés, especialmente las vocales. Además si conocemos sus fonemas desde el comienzo, será más fácil identificarlos con los caracteres.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               
  2. Una vez conociendo las bases fonéticas, avanzamos a la escritura. Y recomendamos comenzar con el silabario Hiragana.  Representa vocales y grupos silábicos, por lo que podemos comenzar a representar cualquier sonido del idioma japonés.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       
  3. El tercer paso en conocer el Katakana. Este silabario se utiliza para expresiones extranjeras y onomatopeyas. Por lo que empezaremos a tener la base para ir reconociendo y entendiendo oraciones. ¡Tampoco debemos olvidar continuar practicando su pronunciación!                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   
  4. Una vez conocidos los dos silabarios. Es el momento de ir conociendo expresiones y oraciones simples como pueden ser palabras cotidianas, verbos, pronombres personales, adjetivos o los demostrativos.                                                                                                                                                                                                                                                 
  5. Así, estamos preparados para continuar con la gramática. Estructura de las oraciones o tiempos verbales son la clave para ir enlazando todos los conocimientos que hemos adquirido.                                                                                                                                                                                                                                                                                         
  6. Ya con toda esta base de la lengua japonesa, comenzaremos a memorizar los Kanjis. Son los caracteres de influencia china con los que se forman las oraciones japonesas, pues dan una función concreta en la oración junto con el Katakana y el Hiragana.

 

A partir de aquí ¡todo es practicar! Continuar leyendo, hablando, memorizando nuevas palabras, descubriendo la práctica habitual del idioma….. y ¡tener muchas ganas y paciencia!

Aunque no tengan características de las lenguas romances a las que nosotros estamos acostumbrados, los idiomas asiáticos también son posible de aprender. Tan solo seamos curiosos y descubramos otras culturas y perspectivas. 

Muchos ánimos a todos! 

                                                           さようなら 🙂 

 

Artículos de Interes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *