¿Es mejor vivir en familia o en una residencia? Ventajas e inconvenientes de cada tipo de alojamiento en el extranjero.

Muchas personas tienen muchas dudas a la hora de decantarse por un tipo u otro de alojamiento cuando viajan al extranjero para aprender un idioma. Las opciones tradicionales son vivir con una familia anfitriona o alojarse en una residencia. Ambos tipos de alojamiento tienen sus ventajas y sus inconvenientes, y no es fácil decidirse por una opción. Cada tipo de alojamiento tiene sus peculiaridades y se adaptará mejor o peor según nuestras necesidades personales. Para facilitaros un poco esta ardua tarea hemos creado unas tablas con ventajas e inconvenientes para que podáis tener en cuenta todos los aspectos de una forma más global. ¡Esperamos que os resulte útil!

 

VIVIR CON UNA FAMILIA ANFITRIONA:

VENTAJAS INCONVENIENTES
Mayor inmersión lingüística. Conviviendo con una familia local la exposición lingüística está asegurada y es constante.Menor libertad e independencia. La mayoría de las familias tendrán normas que los estudiantes deban respetar, ya sean de convivencia, horarios, limpieza, visitas etc.
Aprenderás el lenguaje coloquial en situaciones de la vida real.Tendrás que adaptarte a horarios de comida distintos y la comida puede no gustarte a veces, problemas que no tendrías en una residencia pues tú comprarías tu propia comida y elegirías cuando comer.
Practicarás más el idioma y mejorarás mucho el speaking.No siempre podrás disponer de las instalaciones de la cocina, decidir cuándo hacer la colada o ver la televisión en el salón. Estos espacios son comunes y tendrás que adaptarte a tu familia.
Tendrás un mayor contacto y roce con las personas con las que vives y aprenderás a convivir y a gestionar situaciones que al principio te puedan resultar difíciles o incómodas.

No siempre podrás traerte a tus amigos a casa u organizar reuniones en ella. Esto dependerá de la flexibilidad de tu familia, de las circunstancias, y de la confianza que tengan en ti.

Conocerás desde dentro la cultura, costumbres, gastronomía…

El mayor contacto y roce con la familia puede provocar posibles problemas de convivencia, por ejemplo si la personalidad de algún miembro no encaja bien con la tuya o por otra circunstancia

Generalmente, es un tipo de alojamiento más económico.

 

En régimen de media pensión no tendrás que ocuparte de la mayoría de las comidas.

 

Mayor comodidad en un ambiente acogedor y familiar.

 

 

 

VIVIR EN UNA RESIDENCIA:

VENTAJASINCONVENIENTES
Viviendo en una residencia tendrás la oportunidad de estar en contacto con  personas de muchas nacionalidades distintas. Esto resulta muy enriquecedor pues conocerás diferentes lenguas y culturas.Menor inmersión lingüística. Convivirás con gente de muchos países y probablemente coincidas con gente que hable tu misma lengua materna.

Siempre tendrás compañía, por lo que no te sentirás solo y no añorarás tanto a tu gente y a tu país. Convivirás con  muchos estudiantes en la residencia y en ocasiones hasta compartirás habitación con otro/s,  lo que te hará sentirte muy unido al resto, cultivar buenas amistades y hacer piña.

No conocerás la cultura de una forma tan directa como en familia.

Si tus compañeros en la residencia son también extranjeros, probablemente no puedas aprender la cultura y las costumbres de ellos, de primera mano, lo que si ocurriría si vives con una familia.

El entretenimiento está asegurado en una residencia. Generalmente, el centro educativo o la misma residencia organiza actividades fuera y dentro de las instalaciones.

Pueden surgir roces en la convivencia por la posible falta de limpieza, los ruidos, las fiestas, etc.

Los desplazamientos al centro de estudios serán generalmente cortos pues las residencias suelen ubicarse en el mismo campus o a escasos minutos de las instalaciones. Esto proporcionará una mayor comodidad, un mejor aprovechamiento del tiempo, y podrás participar en un mayor número de actividades.

Generalmente es una opción más cara que vivir en familia.

Tendrás una mayor independencia. Al vivir con una familia siempre tendrás que avisar de lo que vas a hacer, algo que no ocurre si te alojas en una residencia. 

Puedes disponer de las instalaciones en todo momento lo que te permitirá comer o hacer la colada cuando desees, sin tener que adaptarte al resto.

 

Generalmente, las normas en una residencia son más flexibles por lo que podrás traer a tus amigos u organizar reuniones con mayor facilidad y frecuencia.

 

 

Para concluir, nos gustaría recalcar que, según las circunstancias personales de cada estudiante y según su edad, madurez y prioridades, será mejor una opción u otra. Merece la pena emplear tiempo en reflexionar y determinar cuáles son tus preferencias y prioridades concretas. Intenta imaginarte en ambos escenarios y pensar en cual te sentirías más cómodo y realizado.

Esperamos que este artículo os haya servido de ayuda y que os haya hecho pensar sobre aspectos que no habíais considerado. ¡Es un placer ayudaros! Desde EBI IDIOMAS os animamos a que continuéis aprendiendo idiomas y a que disfrutéis de experiencias en el extranjero, pues sea cual sea vuestro plan seguro que será una experiencia inolvidable y valiosa.

Artículos de Interes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *