Cómo nació y evolucionó el inglés. El inglés americano.

Cuando los ingleses llegaron a América se dieron cuenta de que había muchas cosas en aquel nuevo continente que no podían nombrar con el vocabulario que tenían, así que cogieron prestados muchos términos de los nativos americanos.

Así, por ejemplo, palabras como “raccoon”= “mapache”, “squash”= “calabaza” o “moose” “alce americano”, se las debe el inglés a los nativos americanos.

A todo esto hay que añadir los préstamos cogidos de otras nacionalidades que iban llegando a este nuevo continente.

De los holandeses se quedaron con “coleslow”= “ensalada de col” o las más apetecibles “cookies”= “galletas”.

De los alemanes “pretzels” = “galletitas saladas con forma de lazo” o “delicatessen”, palabra esta última que también usamos ya en español.

De los italianos “pizza”, “pasta” o “mafia”, estas las copiaron muchos otros idiomas.

Además, el inglés se convirtió en el idioma del capitalismo, y así aparecieron neologismos como “breakeven” = “cubrir gastos” o “bottom line”= “balance final”.

Y como la gente vivía en ciudades más y más grandes y tenían que desplazarse durante mucho tiempo se tuvieron que crear las “freeways” “autopistas” o el “subway” “metro”.

Por último, pero no por ello menos importante, quedaron reminiscencias de palabras antiguas que en Gran Bretaña dejaron de usarse. Así, en Estados Unidos se siguen usando palabras inglesas anticuadas como: “fall”, “faucet”, “diapers” o “candy”, cuando en Gran Bretaña han cambiado a “autumn”, “tap”, “nappies” o “sweet”.

Como siempre, aquí os dejamos la transcripción del vídeo para que podáis seguirlo sin problemas:

From the moment Britsh landed in America they needed names for all the plants and animals so they borrowed words like ‘raccoon’, ‘squash’ and ‘moose’ from the Native Americans, as well as most of their territory. Waves of immigrants fed America’s hunger for words. The Dutch came sharing ‘coleslaw’ and ‘cookies’ – probably as a result of their relaxed attitude to drugs. Later, the Germans arrived selling ‘pretzels’ from ‘delicatessens’ and the Italians arrived with their ‘pizza’, their ‘pasta’ and their ‘mafia’, just like mamma used to make. America spread a new language of capitalism – getting everyone worried about the ‘breakeven’ and ‘the bottom line’, and whether they were ‘blue chip’ or ‘white collar’. The commuter needed a whole new system of ‘freeways’, ‘subways’ and ‘parking lots’ – and quickly, before words like ‘merger’ and ‘downsizing’ could be invented. American English drifted back across the pond as Brits ‘got the hang of’ their ‘cool movies’, and their ‘groovy’ ‘jazz’. There were even some old forgotten English words that lived on in America. So they carried on using ‘fall’, ‘faucets’, ‘diapers’ and ‘candy’, while the Brits moved on to ‘autumn’, ‘taps’, ‘nappies’ and NHS dental care.

 

Artículos de Interes

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *