Tres recomendaciones útiles para preparar un examen de Cambridge

Vivimos en un mundo cada vez más globalizado y saber inglés se ha convertido en un  requisito fundamental para acceder a ciertos trabajos, carreras universitarias, másters o becas en el extranjero. Y es que el conocimiento de este idioma puede abrirnos infinidad de puertas, permitiéndonos destacar frente a otros candidatos que no saben inglés.

Sin embargo, las cosas se están poniendo cada vez más serias y los departamentos de selección en universidades y empresas quieren tener garantías de que los candidatos dominan inglés (u otro idioma). Nos tomarán más en serio si podemos justificar nuestro nivel de inglés con un certificado acreditativo de lengua.

Los exámenes de Cambridge permiten acreditar nuestro nivel de lengua y evalúan todas las destrezas comunicativas del candidato. Además estos exámenes no caducan,  lo que resulta una gran ventaja frente a otro tipo de exámenes que solo son válidos  temporalmente.

Hoy os traemos tres recomendaciones que pueden serviros para preparar cualquier examen de Cambridge (First, Advanced, Proficency…) y mejorar vuestro nivel de inglés. ¡Esperamos que os resulten útiles!

1. Escribe un diario en inglés

Quizás no seas aficionado a escribir un diario pero esto, además de ser una herramienta psicológica muy útil para desahogarnos, puede ayudarnos con el inglés. El problema principal del writing es que nos obligan a escribir sobre temas que nos motivan lo suficiente o que desconocemos.  Sin embargo, escribir sobre ti mismo, la gente que te rodea o  tus anécdotas del día es algo personal que realmente te interesa y te puede resultar menos pesado.

Buscar vocabulario será más divertido porque será para expresar cosas cotidianas, que realmente necesitas en tu día a día y no lo interpretarás como unos deberes porque al final es algo solo para ti. Esto te ayudará a coger el hábito de escribir y te ayudará a no desconectar del inglés hasta el día del examen.

2. Graba tu voz con el móvil para practicar el speaking

Grabarse hablando es un recurso muy útil ya que luego puedes corregirte tú mismo, escuchándote cuantas veces quieras. Mientras hablamos, muchas veces no somos conscientes de los errores que hacemos porque estamos enfrascados en aquellas ideas que queremos comunicar. Sin embargo, cuando escuchamos nuestra grabación podemos tomar distancia y analizar con tranquilidad los errores que hemos cometido, como el empleo de muchas muletillas, la velocidad y el volumen del habla, la pronunciación etc.

Te recomendamos que busques un tema que realmente te interese y preparares un poco lo que quieres decir. No lo elabores mucho, e improvisa, así sonarás más natural. Después escúchate un par de veces, identifica los errores y grábate de nuevo intentando corregirlos.

Además, este ejercicio te ayudará a controlar el tiempo, pues podrás saber exactamente cuantos minutos has hablado. Cuando prepares las pruebas del Speaking es importante que te cronometres bien, y te ciñas al tiempo establecido.

3. Haz el mayor número de exámenes de prueba que puedas

Los exámenes de Cambridge tienen algo muy bueno y es que todos ellos presentan el mismo formato. Siempre encontraremos el mismo tipo de ejercicios y en el mismo orden. Aunque los temas varíen, nunca nos enfrentaremos a un ejercicio que no hayamos visto ya. Esto es muy positivo, porque a la hora de preparártelo sabes a qué atenerte en cada momento. Por eso os recomendamos que realicéis muchas partes de exámenes porque practicar y estar familiarizados con el tipo de prueba es tan importante como saber inglés.

Asimismo, os recomendamos hacer exámenes completos, con todas sus partes, a modo de simulacro, antes de presentaros.

En muchos libros de texto vienen partes enteras de exámenes pero buscando en internet también podéis acceder a partes de exámenes tanto de forma gratuita como de pago.

¡Esperamos que os hayan gustado estas recomendaciones!