Tres recomendaciones útiles para preparar un examen de Cambridge

Vivimos en un mundo cada vez más globalizado y saber inglés se ha convertido en un  requisito fundamental para acceder a ciertos trabajos, carreras universitarias, másters o becas en el extranjero. Y es que el conocimiento de este idioma puede abrirnos infinidad de puertas, permitiéndonos destacar frente a otros candidatos que no saben inglés.

Sin embargo, las cosas se están poniendo cada vez más serias y los departamentos de selección en universidades y empresas quieren tener garantías de que los candidatos dominan inglés (u otro idioma). Nos tomarán más en serio si podemos justificar nuestro nivel de inglés con un certificado acreditativo de lengua.

Los exámenes de Cambridge permiten acreditar nuestro nivel de lengua y evalúan todas las destrezas comunicativas del candidato. Además estos exámenes no caducan,  lo que resulta una gran ventaja frente a otro tipo de exámenes que solo son válidos  temporalmente.

Hoy os traemos tres recomendaciones que pueden serviros para preparar cualquier examen de Cambridge (First, Advanced, Proficency…) y mejorar vuestro nivel de inglés. ¡Esperamos que os resulten útiles!

1. Escribe un diario en inglés

Quizás no seas aficionado a escribir un diario pero esto, además de ser una herramienta psicológica muy útil para desahogarnos, puede ayudarnos con el inglés. El problema principal del writing es que nos obligan a escribir sobre temas que nos motivan lo suficiente o que desconocemos.  Sin embargo, escribir sobre ti mismo, la gente que te rodea o  tus anécdotas del día es algo personal que realmente te interesa y te puede resultar menos pesado.

Buscar vocabulario será más divertido porque será para expresar cosas cotidianas, que realmente necesitas en tu día a día y no lo interpretarás como unos deberes porque al final es algo solo para ti. Esto te ayudará a coger el hábito de escribir y te ayudará a no desconectar del inglés hasta el día del examen.

2. Graba tu voz con el móvil para practicar el speaking

Grabarse hablando es un recurso muy útil ya que luego puedes corregirte tú mismo, escuchándote cuantas veces quieras. Mientras hablamos, muchas veces no somos conscientes de los errores que hacemos porque estamos enfrascados en aquellas ideas que queremos comunicar. Sin embargo, cuando escuchamos nuestra grabación podemos tomar distancia y analizar con tranquilidad los errores que hemos cometido, como el empleo de muchas muletillas, la velocidad y el volumen del habla, la pronunciación etc.

Te recomendamos que busques un tema que realmente te interese y preparares un poco lo que quieres decir. No lo elabores mucho, e improvisa, así sonarás más natural. Después escúchate un par de veces, identifica los errores y grábate de nuevo intentando corregirlos.

Además, este ejercicio te ayudará a controlar el tiempo, pues podrás saber exactamente cuantos minutos has hablado. Cuando prepares las pruebas del Speaking es importante que te cronometres bien, y te ciñas al tiempo establecido.

3. Haz el mayor número de exámenes de prueba que puedas

Los exámenes de Cambridge tienen algo muy bueno y es que todos ellos presentan el mismo formato. Siempre encontraremos el mismo tipo de ejercicios y en el mismo orden. Aunque los temas varíen, nunca nos enfrentaremos a un ejercicio que no hayamos visto ya. Esto es muy positivo, porque a la hora de preparártelo sabes a qué atenerte en cada momento. Por eso os recomendamos que realicéis muchas partes de exámenes porque practicar y estar familiarizados con el tipo de prueba es tan importante como saber inglés.

Asimismo, os recomendamos hacer exámenes completos, con todas sus partes, a modo de simulacro, antes de presentaros.

En muchos libros de texto vienen partes enteras de exámenes pero buscando en internet también podéis acceder a partes de exámenes tanto de forma gratuita como de pago.

¡Esperamos que os hayan gustado estas recomendaciones! 

TRICK OR TREAT? HALLOWEEN!

Ya estamos a 31 de octubre y cada vez está más de moda celebrar Halloween en España. Desde hace algunos años, los colegios permiten que los niños vayan disfrazados de cualquier personaje de terror y las discotecas promocionan sus fiestas con esta misma temática. Además, tanto grandes centros comerciales como pequeñas tiendas cubren sus escaparates con todo tipo de decoración terrorífica. Aunque a día de hoy esta festividad anglosajona es algo de lo que todos hemos oído hablar, no todo el mundo conoce su verdadero origen y significado.

Halloween tiene su origenhalloween en la tradición celta de Samhain. Hace unos 3000 años los paganos asentados en Irlanda, Gales, Escocia y norte de Francia celebraban en este día el fin de la temporada de cosechas y el comienzo del invierno. A su vez, se creía que esa misma noche los espíritus volvían a La Tierra , las brujas aumentaban su poder y los druidas (chamanes célticos) eran capaces de adivinar el futuro. Por ello, y con el fin de alejar a esos espíritus, se realizaban grandes hogueras y se dejaban dulces en los umbrales de las puertas para que los muertos se alejasen sin hacer daño a nadie.

Con la llegada del Cristianismo esta fiesta se vio ligeramente alterada, pasándose a llamar All Hallow’s Eve (víspera de todos los santos), comúnmente conocida como Halloween por contracción. Además, cuando los irlandeses comenzaron a emigrar a América fue cuando esta tradición paso a ser una mezcla entre la fiesta tradicional pagana y otras creencias indias que ya existían allí, comenzando a crearse la tradición que ya conocemos nosotros: disfraces, historias de miedo, calabazas y caramelos.

¿Por qué las calabazas se consideran un símbolo de Halloween?

Su origen se asocia a la leyenda irlandesa de Jack O’lantern, un supuesto granjero que acostumbraba a engañar a todos sus vecinos. calabazasCuando el demonio vino a buscar su alma, Jack lo atrapó, pidiendo a cambio de su libertad que nunca volviese a buscarle. Años más tarde y tras la muerte de Jack, este fue rechazado tanto en el cielo como en el infierno, condenado a vagar eternamente por el inframundo. Como único favor, Jack pidió algo que le alumbrase su camino, y puesto que en Irlanda abundaban los tubérculos, el diablo puso una llama que nunca dejaría de arder dentro de un nabo y se la entregó.

Cuando la tradición irlandesa fue tomando forma en América y puesto que no había nabos en esas tierras, decidieron cambiar la historia y emplear lo que más abundaba por allí:  las calabazas. Desde entonces es habitual ver en las ventanas de las casas todo tipo de calabazas talladas con rostros terroríficos.

¿Y por qué es costumbre llamar a las puertas disfrazados diciendo: “Truco o trato“?

Se pueden distinguir dos posibles orígenes:

  • El primero se remonta una vez más al festival de Samhain. Era costumbre que los paganos se disfrazasen con grandes pieles y máscaras, ya que de esa manera pasarían desapercibidos ante los malos espíritus que vagarían esa noche por La Tierra.
  • Por otro lado, se dice que puede tener origen en una tradición que surge en la Edad Media. Ésta consistía en ir llamando de puerta en puerta disfrazados y representar una pequeña obra de teatro a cambio de comida y bebida.

A continuación os dejamos una canción muy pegadiza de la película Pesadilla antes de Navidad, que seguro que muchos de vosotros ya conocéis. Además, los subtítulos en inglés os ayudarán a aprender vocabulario relacionado con Halloween:

¡Esperamos que esta entrada os haya parecido interesante y que hayáis aprendido un poco más sobre esta famosa tradición!

Happy Halloween! 🙂

 

 

 

SLANG, ese gran desconocido.

La comunicación es algo indispensable en cualquier idioma. En el caso del inglés, los profesores suelen facilitarnos una serie de expresiones típicas que nos sirven para comunicarnos con mayor fluidez a la hora de mantener una conversación. No obstante, lo que la mayoría no tiene en cuenta es que esas expresiones suelen pertenecer a un registro formal y, ya que no somos diccionarios con patas, nuestro vocabulario del día a día tiende a ser mucho más informal y relajado. Esta jerga de registro coloquial cuyas expresiones no se encuentran en un diccionario normal y corriente se conoce en inglés como como slang. A continuación, vamos a poner diversos ejemplos que provienen del inglés americano, británico y australiano:

  • Dude, you have no idea what ya talkin’ bout. (Tío, no tienes ni idea de lo que estás hslangablando.) En este ejemplo, la palabra dude se traduciría como tío en un español coloquial. Además, palabras como you about están escritas tal y como se se pronunciarían en este contexto. 
  • Hey bro, look at that babe over there! (Eh tío, ¡mira a esa chica que está justo ahí!) Aquí encontramos dos palabras muy típicas del slang. La primera es bro, que viene a ser un diminutivo de brother (hermano). Lo suelen usar los jóvenes para referirse a sus amigos más cercanos, o incluso en situaciones en las que denota cierta ironía: “Relax bro, I don’t want any problems with ya” (Relájate hermano, no quiero ningún problema contigo).  La segunda palabra que aparece es babe, que se usa para referirse a una chica atractiva o a la propia pareja sentimental. 
  • Yo, pop a squat right here (Tú, siéntate aquí mismo). La expresión pop a squat se usa en situaciones en las que haya que tomar asiento. Al igual que el resto de expresiones que hemos visto, es muy informal
  • I still haven’t received the package I ordered. It must be on the slow boat to China. (Todavía no he recibido el paquete que pedí. Debe venir desde el quinto pino). La expresión slow boat to China se usa para referirse a algo/alguien que viaja de forma muy lenta.
  • Don’t mess up with me or you’ll be pushing up daisies. (No te metas conmigo o acabarás criando malvas). La expresión pushing up daisies se usa para referirse a la muerte de algo/alguien. 
  • I want her purse so badly I could bite her arm off. (Deseo tanto tener su bolso que se lo arrancaría de las manos). La expresión bite his/her/your arm off se usa cuando queremos algo con muchas ansias, tantas que estaríamos dispuestos a quitárselo.
  • Oh, honey… you’re so cheesy. (Oh cielo… eres tan mono). La expresión cheesy se usa en un contexto cursi generalmente para referirnos a nuestra pareja de una manera empalagosa.
  • I was so tired the other day I didn’t want to go to work, so I  pulled a sickie. (Estaba tan cansado el otro día que no me apetecía ir a trabajar, así que me hice el enfermo)La expresión to pull a sickie se utiliza literalmente para cuando uno no quiere ir al trabajo y miente diciendo que está enfermo.

Si en un futuro decidís hacer un viaje a algún país de habla inglesa, prestad atención a las diferentes expresiones que usan los nativos en la calle, pues seguro que muchas de ellas pertenecen a esta denominada jerga. Aprovechamos para recomendaros cualquiera de nuestros cursos tanto para jóvenes como para adultos en destinos angloparlantes y poder poner en práctica ambos registros: formal en el ámbito académico e informal en los ratos libres.